Navigation – Plan du site

Vides medievals de sants : difusió, tradició i llegenda, ed. Marinela Garcia Sempere, M. Àngels Llorca Tonda

Montserrat Barniol
Référence(s) :

Vides medievals de sants : difusió, tradició i llegenda, ed. Marinela Garcia Sempere, M. Àngels Llorca Tonda, Alacant, Institut interuniversitari de Filologia Valenciana, 2012, 207p.

ISBN 978-84-616-0686-3

Texte intégral

1Vides medievals de sants : difusió, tradició i llegenda nace del Seminario de Estudios Hagiográficos, organizado por el grupo de investigación Valenciana Prosa y celebrado en 2011 en la Universidad de Alicante. El volumen, editado por las profesoras Marinela Garcia Sempere y M. Àngels Llorca Tonda, recoge un total de ocho artículos que, desde distintas perspectivas, abordan aspectos relativos a la hagiografía medieval. En la presentación a cargo de las editoras, éstas recuerdan la amplísima difusión de las vidas de santos, a menudo incluidas en compendios y legendarios, y, en consecuencia, el interés y conveniencia de la temática escogida.

2El primero de los estudios, de Giovanni Paolo Maggioni, aborda los legendarios compilados mayoritariamente por dominicanos a lo largo del siglo XIII, entre los que destaca la Abbreviatio in gestis sanctorum de Jean de Mailly y la Legenda Aurea de Jacopo da Varazze, ambas escritas, como Maggioni subraya, por dominicos, quienes, a su vez, hicieron uso de estos compendios en su intensa actividad predicadora. El artículo, además de abordar la transmisión de los exitosos compendios, examina con detenimiento el proceso de elaboración de ambos volúmenes y la actitud de Mailly y Varazze frente a las fuentes, siendo más crítico el primero y más neutro el segundo. Los argumentos expuestos por el autor se sostienen en una extensa bibliografía que abarca tanto distintas ediciones de las fuentes primarias como numerosos estudios sobre ambos legendarios.  

3Sigue a este trabajo “Vides de sants en manuscrits incomplets i membra disiecta, o com completar el nostre coneixement del que foren les biblioteques antigues”, de Glòria Sabaté, Lourdes Soriano y Gemma Avenoza, que trata sobre hagiografía catalana, como también lo hacen, en el mismo volumen, los artículos de Pep Valsalobre (“Elements per a una Catalunya sacra : sobre alguns aspectes de l’hagiografia de l’edat moderna catalana”), Tomàs Martínez Romero (“L’hagiografia espiritual : a propòsit d’un capítol del Liber d’Àngela de Foligno en català”) y Marinela García Sempere (“Vides de sants en català conservades en manuscrits solts i impresos anteriors a 1550”). La discusión sobre algunos manuscritos, impresiones y textos hagiográficos en lengua catalana resulta de sumo interés por la situación historiográfica sobre el tema, pues, si bien contamos con ciertos trabajos destacables y algunas ediciones remarcables, quedan todavía muchos aspectos y obras por estudiar – como atinadamente recuerdan las editoras en su presentación.

4Por lo que concierne al trabajo de Sabaté, Soriano y Avenoza, éste empieza abordando brevemente la clasificación de distintos manuscritos catalanes como Leyendas áureas. Las autoras, en la línea de la historiografía más reciente, contabilizan hasta quince ejemplares de la compilación de Jacopo da Varazze, incluyendo desde los códices más completos hasta fragmentos o extractos del texto independientes – dicen – de la obra, sin olvidar un par de volúmenes con variaciones significativas respecto a la Leyenda. Entre los últimos se encuentra el manuscrito Ripoll 113 del Archivo de la Corona de Aragón, que se examina con detenimiento, retomando así el trabajo iniciado por Josep Vives (“Un llegendari hagiogràfic català (ms. Ripoll 113)”, Estudis Romànics, X, 1962, p. 255-271).

5De la descripción codicológica, ambos estudios destacan el singular orden en qué se disponen las vidas de santos. Si en el compendio de Jacopo da Varazze el orden responde al calendario litúrgico, en este legendario se agrupan por género. Así, se encuentran primero las vidas de santos y después las de santas. Además, subrayan la inclusión de la vida de Santa Eulalia de Barcelona y la de las santas Nunilo y Alodia, veneradas especialmente en la zona de Sigena (Huesca, Aragón). Esto ha llevado a las autoras a plantear la posibilidad que el manuscrito fuese originario del monasterio femenino de Santa María de dicha localidad aragonesa, aunque se desconoce cómo pudo llegar luego al de Ripoll, al cual debe el apelativo. Sin lugar a dudas, el punto discordante entre Vives, por un lado, y Sabaté, Soriano y Avenoza, por otro, es la clasificación o no del manuscrito como Leyenda áurea. Mientras el primero lo descarta por las significativas diferencias respecto a ejemplares catalanes y latinos de la Leyenda, las segundas consideran que sus deudas respecto el compendio de Jacopo da Varazze resultan suficientes para afirmar que se trata de otro ejemplar catalán del exitoso volumen del que fue arzobispo de Génova. Además de bibliografía, el trabajo incluye tres apéndices: la transcripción del índice del siglo XVI, una relación de las vidas conservadas del códice (basándose en la base de datos Bibliografía de textos antiguos catalanes, valencianos y de Baleares, BITECA) y, finalmente, una tabla donde se indican las vidas de la Leyenda áurea y las masculinas y femeninas del manuscrito que nos ocupa.

6Aunque no se presentan de forma correlativa, el trabajo que presenta mayor unidad temática con el reseñado es el de Marinela García Sempere (“Vides de sants en català conservades en manuscrits solts i impresos anteriors a 1550”). Como el de Sabaté, Soriano y Avenoza, este trabajo trata acerca la hagiografía catalana medieval, alargando esta vez la cronología hasta 1550. Si el primero abordaba compendios de vidas, éste, tras una documentada introducción en que se expone de forma deliberadamente concisa el estado de la cuestión, recoge a modo de catálogo todas las vidas catalanas sueltas hasta mediados siglo XIV, demostrando así que fueron muchos las vidas difundidas al margen de la Leyenda áurea y de otros compendios. La exhaustividad del trabajo, así como las observaciones y bibliografía que acompañan las cuarenta y una entradas convierten este artículo en indispensable para futuros trabajos de hagiografía catalana medieval.

7También centrado en los siglos medievales es el trabajo de Tomàs Martínez Romero. Éste estudia la interpolación del capítulo 5 – en lengua catalana – del Liber de Ángela de Foligno en una de las versiones del Ars moriendi, la que figura en mayor número de ejemplares, entre otros el manuscrito Ripoll 159 del  Archivo de la Corona de Aragón (ACA). El trabajo empieza situando el Liber dentro de la hagiografía “espiritual” – pues narra la relación de la beata con Dios – y la autohagiografía, utilizando el término acuñado por Claudio Leonardi, ya que el texto es dictado por la misma protagonista. Después de analizar la notable difusión del Liber en ámbito catalán, se centra en el fragmento de las consolaciones de Dios a Ángela que el autor encontró inesperadamente en el Ars moriendi que estudiaba. Martínez Romero incluye en el estudio la transcripción del texto catalán que figura en el manuscrito Ripoll 159 al lado del latín, según las Acta Sanctorum, además del mismo fragmento de una de las versiones catalanas del Liber, según se encuentra en el ms. 473 de la Biblioteca de Cataluña, para negar la dependencia del texto interpolado con éstas. Finalmente, discute los posibles motivos por los que, fuese en origen en un volumen latín o catalán, el autor decidiera incluir el fragmento de Foligno en el Ars moriendi.

8Si los artículos citados se refieren a hagiografía medieval, llegando hasta mediados del siglo XVI en el de García Sempere, el de Pep Valsalobre toma el relevo para estudiar la hagiografía catalana de época moderna. El autor ordena sus reflexiones distinguiendo la literatura hagiográfica propiamente dicha de la sacralización de la literatura historiográfica. El mismo Valsalobre ya había puesto de manifiesto, en otro trabajo y a propósito del episodio de las moscas de san Narciso, como a partir de la Contrarreforma se produjo un cambio en la historiografía, que incorporó y potenció sus elementos religiosos. Con este recurso, que se observa en toda Europa, los cronistas no pretendían sino prestigiar un determinado territorio o ciudad. En cuanto al género hagiográfico propiamente dicho, si los últimos siglos de la Edad Media se habían caracterizado por la gran difusión de compendios como la Leyenda áurea, la Edad Moderna lo hace por la profusión bien de legendarios más restringidos, bien de vidas de santos individuales, dichas también singulares. Esto favorece la proliferación de la “hagiografía patriótica”, algo que, en Cataluña, concuerda bien con el desapego por los volúmenes con pretensiones universalistas. Es de sumo interés el colofón del artículo, donde, asumiendo que más que dar respuestas firmes se han planteado preguntas –muy pertinentes, atinadas y sugerentes, por cierto–, Valsalobre esboza los caminos por los que debería transcurrir la futura investigación sobre la cuestión.

9Dejando ahora el ámbito catalán, Fernando Baños Vallejo aborda en su trabajo “La transformación del Flos sanctorum castellano en la imprenta”, los cambios que supone la impresión en el patrocinio, uso, textos e imágenes del volumen. Primeramente, el autor valora como con la imprenta el compendio se hizo más asequible, lo que le sitúa al alcance de la burguesía y otros pudientes, ampliándose así sus potenciales lectores. Es de suponer que el uso que hicieron de él los seglares fue parecido al de los libros de horas, y debía consistir en una lectura de a diario, leyendo la vida del santo del día, según el calendario litúrgico. El autor además plantea la teoría que podía ser, sobre todo, una lectura femenina, algo que se sustenta tanto en los inventarios como en las conocidas costumbres. Por otro lado, Baños Vallejo aborda el papel del impresor, que indudablemente tiene un interés comercial en la impresión del volumen, comparando tanto la composición como las xilografías de distintos ejemplares, lo que le permite plantear algunas hipótesis sobre ediciones perdidas.

10El acercamiento a la hagiografía que se plantea en el artículo de Carlos A. Vega se diferencia sustancialmente del de los trabajos hasta ahora reseñados. El autor en “La hagiografía popular del siglo XV : santos, santas y travestíes” pone el acento en santas barbudas y velludas y otros símbolos de género, lo que le lleva a valorar el género, además de instructivo y edificante, como algo cómico y divertido. El artículo, plagado de ejemplos, sorprende al lector, pero también, atrae la atención a estos aspectos tradicionalmente olvidados en estudiar la hagiografía.

11Finalmente, Ángel Gómez Moreno en “Santa Bárbara y Ouka Leele” estudia la aproximación de la artista Ouka Leele (Madrid, 1957) a la hagiografía, especialmente la reciente (2011) a Santa Bárbara. Sin lugar a dudas, el artículo rompe con la cronología en qué se centraban los otros estudios (Edad Media y Edad Moderna) y sitúa el lector en la actualidad, atrayendo su atención hacia cómo el relato hagiográfico tiene también su impronta en el arte contemporáneo.

12El lector habrá advertido con facilidad que el volumen Vides medievals de sants : difusió, tradició i llegenda no es una monografía de hagiografía catalana (ni española) medieval, sino una compilación de artículos, heterogéneos entre sí, sobre el tema. No por ello es menos interesante. Exceptuando el artículo recién citado, los demás trabajos se ocupan de la hagiografía peninsular medieval y los cambios que se producen en época moderna. Por ello, y por las numerosas posibles líneas de investigación futuras que plantea, el volumen resulta indispensable para cualquier trabajo sobre la cuestión.

Pour citer cet article

Référence électronique

Montserrat Barniol, « Vides medievals de sants : difusió, tradició i llegenda, ed. Marinela Garcia Sempere, M. Àngels Llorca Tonda », Cahiers de recherches médiévales et humanistes [En ligne], 2012, mis en ligne le 28 décembre 2013, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://crm.revues.org/13191

Haut de page

Droits d’auteur

© Cahiers de recherches médiévales et humanistes

Haut de page
  • Logo Classiques Garnier
  • Revues.org